El salón de los 'gazte'

CARTA AL DIRECTOR de Mariluz Moraza

La presidenta de la Junta Comarcal del PPN en Burlada, Mariluz Moraza
La presidenta de la Junta Comarcal del PPN en Burlada, Mariluz Moraza

El lunes de Pascua, los burladeses nos encontramos con una pancarta entre las calles Hilarión Eslava y Joaquín Azcárate, perteneciente a un grupo de jóvenes que reclamaba un gaztetxe autogestionado. ¿Autogestión significa que pagarán ellos la luz, el agua y la calefacción? ¿Que se ocuparán del mantenimiento de las instalaciones y que harán frente a los pagos correspondientes?

Al final del día, los jóvenes habían dado forma a una pequeña empalizada que se hacía llamar “huerto urbano”. Me pregunto si los promotores del reclamado “gaztetxe autogestionado” son conscientes de que han estado “gestionando” un espacio público; de que han pasado de reclamar la “autogestión” a ejercer la (espero que se me permita la expresión) “alterogestión”, es decir, a gestionar lo ajeno, el suelo público, lo de todos.

Queda el interrogante de si dichos jóvenes cuentan con la autorización municipal necesaria para llevar a cabo estas modificaciones, al igual que se exigiría a cualquier vecino. Porque está claro que nadie puede hacer del espacio público su salón de estar. Por lo tanto, es lógico pensar que cuentan con dicha licencia, ya que lo contrario querría decir que el alcalde sufre de una ceguera más que parcial. Caben dos posibilidades: o se les ha concedido permiso para construir un huerto urbano, o bien lo han hecho sin autorización municipal. En el primer caso, estaríamos hablando de una decisión discriminatoria. ¿O acaso podemos el resto de los burladeses sembrar nuestros huertos urbanos en cualquier zona del municipio?

Me gustaría recordar que el alcalde y equipo, nada más alcanzar el poder, acabaron con la ordenanza cívica anterior que regulaba estas cuestiones. Un comportamiento irresponsable, que tuvo su reflejo en el 'Burlatako Gazte eguna' el 22 de abril. Esta jornada acogió un concierto en el recinto del Colegio público Ermitaberri, donde podían verse pancartas pidiendo el acercamiento de presos de ETA y dando apoyo a los agresores de Alsasua, acompañadas de pintadas con el texto 'ETA vuelve' o el anagrama de la banda terrorista. Mensajes que estuvieron visibles el domingo, a la vista de los niños.

Es, a todas luces, intolerable y fruto de la dejación del alcalde. Queda claro que éste es el peaje que paga a sus compañeros de gobierno, si bien su trayectoria política revela que no actúa cuando se trata de ciertos colectivos que defienden determinadas  ideologías. Ya lo hemos visto cuándo se hacen brindis en el programa de fiestas, cuando se permiten carteles y pintadas en las calles...

Señor Noval, ese 'Gazte eguna' no fue un día para todos los jóvenes de Burlada, sino sólo para algunos “gazte”. Lo mismo ocurre con su política de juventud y con la normativa municipal, que sólo se aplica a unos pocos. Mientras, los demás nos limitamos a cultivar en nuestros balcones y resignarnos a no pisar la rebautizada 'Herri Plaza', no vaya a ser que nos acusen de inmiscuirnos en el cuarto de estar de nuestros “gazte”.

 

Mariluz Moraza Busto

Coordinadora del PPN en Burlada

Comentarios

Los comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

voto por correoThe Commonwealth Fund reported in July cialis pharmacie cialis 2014 that an additional 9.